15 de junio: ¿por qué es feriado?

15 de junio: ¿por qué es feriado?

En el año 2016 el Gobierno Nacional estableció como feriado nacional y día no laborable todos los 17 de junio, en conmemoración del paso a la inmortalidad del General Martín Miguel de Güemes, que ocurrió en 1821. De este modo, la fecha se incorporó al calendario escolar como el «Día Nacional de la Libertad Latinoamericana». Al ser un feriado «trasladable», de acuerdo a lo que establece la ley en nuestro país, el mismo se traslada al lunes anterior que, este año, es hoy. 

El General Martín Miguel de Güemes, quien fuera gobernador de Salta durante seis años (1815-1821), se destacó en las guerras independentistas de nuestro territorio, llevando adelante una guerra de guerrillas, conocida con el nombre de «Guerra Gaucha». 

Les comparto un link, del portal educativo del gobierno de Mendoza, en el cual encontrarán información y recursos relacionados con esta conmemoración: http://www.mendoza.edu.ar/paso-a-la-inmortalidad-del-general-don-martin-miguel-de-guemes/

047-Guemes

Paso a la inmortalidad del General Martín Miguel de Güemes

Fiesta de Corpus Christi

Colegio e Instituto «Sagrado Corazón de Jesús»de Boulogne, familias, Consejo Directivo, docentes, personal administrativo y de maestranza. Este domingo celebraremos la fiesta de «Corpus Christi», Cuerpo y Sangre del Señor. Una fiesta que nos llena de esperanza ante tanto desánimo. Creer en Cristo Eucaristía es creer en el amor desbordante de Dios por nosotros. Que en Cristo, Pan de vida, nos dejemos transformar por su fuerza para anunciar el Evangelio y construir su paz. Que Jesús Pan bendito, nos alimente de afectos, deseos, proyectos y esperanzas. Que nuestro compromiso con Jesús Eucaristía sea trabajar para que no falte el alimento para todos, y  construyamos vínculos de amor concreto.
P. Pedro Romero C.R.
Prepósito Provincial.

1 de Mayo – Día Internacional del Trabajador

Queridos docentes:

Hoy, como cada 1 de mayo, se celebra el Día Internacional del Trabajador. Sin embargo, este año nos encuentra en un contexto absolutamente ajeno a la naturaleza de nuestra profesión, trabajando a la distancia. Una distancia que desde las aulas intentamos vencer todos los días, una distancia que hacemos desaparecer con un gesto, con una mirada, con una palabra. Una distancia que acortamos a partir de la empatía, porque entendemos que un buen vínculo con los estudiantes hace que la educación sea posible y se revalorice; una distancia que doblegamos a partir del acompañamiento personalizado y humano, que no puede ser reemplazado por ninguna máquina. Una distancia que nos es ajena porque cada día, dentro del aula, en el trato con los estudiantes redescubrimos la razón de ser de nuestra elección de dedicar nuestros días a la educación.

Hoy las aulas están cerradas pero nuestro trabajo se redobla para intentar, al menos, acercarnos y acompañar de la mejor manera posible a los estudiantes que, al igual que nosotros, siguen creyendo en la educación como camino para transformar el mundo.

Hoy nos toca no pensar en la excelencia sino en la necesidad de cuidarnos entre todos.

Hoy nos toca estar unidos frente a una situación inédita y triste, con angustia, con incertidumbre, con aciertos y desaciertos pero con un mismo objetivo: seguir educando. Y hoy, un vez más, los docentes demostramos que nuestro rol va mucho más allá de enseñar un contenido.

Hoy, más que nunca, quiero agradecerles por el esfuerzo, por la empatía, por la responsabilidad y por el trabajo de cada día.

Que Dios nos ilumine y nos guíe en este camino.

¡Gracias y feliz día para todos!

María Fernanda Tonet – Directora ISFDyT Sagrado Corazón de Jesús

Domingo de Pascua

Querida Comunidad Teatina, Colegio e Instituto Sagrado Corazón de Jesús, Consejo Directivo, personal docente, administrativo, maestranza, estudiantes y queridas familias.

En plena madrugada, apenas salían los primeros rayos del sol, las mujeres en el sepulcro se preguntaban, ¿»quien nos removerá la piedra de la tumba»?… Pero he aquí el primer signo del Acontecimiento de la Resurrección: la gran piedra ya había sido removida, y la tumba ya estaba abierta y vacía. Dios viene a remover la piedra de la muerte, del pecado, del miedo, del egoísmo más extremo. La piedra del que cree que puede salvarse solo. La piedra que lleva a muchos a lanzarse a acaparar todo sin importarles si otros necesitan. La piedra del individualismo, del fratricidio. La piedra que provoca el virus de una conducta anti social. La piedra de la fake news que genera los miedos, pánicos y angustias.
La Pascua nos lleva a mirar a Jesús Resucitado, la «Piedra Viva» donde estamos edificados.
Pascua es el tiempo de redescubrir a Aquel que viene a remover las piedras más pesadas de nuestra vida y de nuestro corazón.
Con Jesús nosotros vivimos la Pascua, es decir el paso de la muerte a la vida, de la desolación al consuelo, del miedo a la confianza. Miremos a Jesús Resucitado; su mirada nos infunde fuerza y esperanza. Necesitamos volver a él con el corazón, para ser custodios de la vida y el amor.
La Pascua nos enseña que estamos llamados a caminar al encuentro del Resucitado. A partir de la Pascua preguntémonos ¿hacia a donde camino?. Aprendamos a dejar que Jesús sea el centro de nuestras vidas, que sus palabras, sus gestos, su vida, nos ayuden a superar todo temor y reconocer el valor de la esperanza de quien confía en Dios.
Con la Pascua avanzamos en un camino nuevo y convirtiéndonos en fuente de esperanza para los demás como nos dice San Pedro: «Que cada cual ponga al servicio de los demás los dones que ha recibido» (1Pe.4,10) . Que la vida sea mejor, más humana, más llevadera allí donde yo estoy y actúo. Que juntos podamos crear un clima donde sea posible la esperanza y que nuestro testimonio ayude a sanar la desesperanza, a ensanchar la mirada y muestre a un Dios que nos acoge y ama.Esta es nuestra herencia Teatina que la renovamos cada día.
Feliz Pascua de Resurrección.

P. Pedro Romero C.R.
Prepósito Provincial

Mensaje de nuestro Prepósito Provincial para toda la comunidad educativa

Queridas familias del Colegio e Instituto. Hoy con toda la Iglesia celebramos la Solemnidad de la Anunciación y el día del niño por nacer.
El «Sí» de la Virgen María abre la puerta al «Sí» de Jesús, un Sí que se prolonga durante toda su vida, hasta la Cruz, como dijo el Señor «Yo vengo para hacer tu voluntad». Hoy es un día para poner el pensamiento, el corazón y la vida en Dios, como la Virgen.
Un día Dios pidió la colaboración de María para realizar su proyecto. También hoy Dios sigue necesitando de nosotros, sus hijos, para que siga actuando su proyecto de amor y misericordia entre nosotros.
María tuvo la misión de ser la Madre de Jesús; nosotros tenemos la misión de hacer presente el Evangelio de Jesús en nuestras familias y nuestra comunidad.
Como María, el Espíritu Santo es la fuerza que nos llena de coraje y valentía para enfrentar estos momentos difíciles que atraviesa nuestro mundo y sociedad. Dios nos da fuerza para testimoniar nuestra fe y esperanza. Como a María, también nos dice «no temas, yo estoy contigo».
En el día del Niño por nacer los cristianos valoramos la Vida y toda vida. Hoy que la vida está amenazada decimos al mundo «vale la pena acoger y cuidar la vida, porque cada hermano y hermana vale la sangre que derramó Jesús en la Cruz». No se puede despreciar lo que tanto amó Dios. Elevemos juntos una oración a Dios y a la Virgen Santísima por los niños por nacer, por todos los niños y jóvenes de nuestra sociedad, por nuestros ancianos, por los que sufren y los que están enfermos. Pidamos también por la vida de nuestros médicos, enfermeros y enfermeras, por los auxiliares de salud, por los que limpian y cuidan en los hospitales. Cuidemos y valoremos la Vida, don de Dios para la humanidad.
Padre Pedro Romero.

A %d blogueros les gusta esto: